Ir al contenido principal

- Modelo de Entrenamiento LTAD



MODELO DE ENTRENAMIENTO
LTAD – DEPORTES COLECTIVOS

“La motivación nos impulsa a comenzar y el hábito nos permite continuar"
Jim Ryun

El modelo LTAD (Long-Term Athlete Development) fue propuesto por Stafford (2005), basado en las obras de Balyi, e incluye los siguientes etapas: 1) FUNdamental (divertirse) , 2) Aprender a entrenar, 3) Entrenar para entrenar, 4) Entrenar para competir, 5) Entrenar para ganar y 6) Retención. Se trata de un modelo que no sólo consagra las etapas de formación del joven deportista, sino para la vida. Intenta maximizar el potencial individual de cada atleta, como también, para la mayoría de los deportistas que no llegan a la élite, promover los beneficios de un compromiso de larga duración en el deporte (Fig. 1).

Como podemos ver, el primer paso es crucial, cuyos diseños se basan en la prescripción de ejercicios y movimientos de carácter multilateral, diversión y promover el aprendizaje motor. Implica una educación básica universal, preferiblemente la práctica de una amplia gama de actividades físicas y deportivas, con una duración mínima de dos años. El autor distingue entre niños (6-8 años) y niñas (6-9 años). El elemento de diversión ("divertido") es esencial en este primer paso. La progresión de las habilidades motrices básicas en juegos y actividades divertidas y bien estructuradas sentará las bases para las siguientes habilidades y conocimientos de un deporte a desarrollar. 



Después,  viene la etapa de Aprender a entrenar. Stafford (2005) asocia este paso para las edades 8-11 años (niñas) y 9-12 años (niños). Es una fase dominada por aprender habilidades motrices específicas de las modalidades - la acción técnica en deportes individuales o de acciones técnico-tácticas en JDC (juegos reducidos / condicional, principios específicos del juego) - pero, igualmente, componentes coordinativos multilaterales, así para mejorar los requisitos de ingreso psico-cognitivo y neuromuscular. Es en esta etapa debe ser introducidas las habilidades motoras y capacidades inherentes, sucediendo en ambientes de practica que susciten el placer y el descubrimiento guiado. Debe considerarse como la etapa principal de aprendizaje, en que abarca fases sensibles, incluso críticas, en el que hay una rápida adaptación a proceso de formación. Por tanto, es inherente a la adquisición de las habilidades motrices básicas y comunes a muchos deportes, sin embargo, de acuerdo con Stafford (2005), hay una reducción en el número de actividades / deportes practicados, siendo recomendada  la práctica de tres actividades distintas. Se debe hacer hincapié en el aprendizaje del entrenamiento y la práctica y no en el resultado de la actuación del niño, aunque el elemento "competición" también debe ser introducido (entrenamiento-competición proporción de 80:20).


Según Stafford (2005), el siguiente paso (Aprender a entrenar) se produce en los niños de entre 12 y 16 años, y en las niñas de entre 11 y 15 años. El autor sostiene que esta medida abarca un período particularmente sensible a las habilidades físicas y técnicas y tácticas. Por otra parte, esto se puede considerar como la fase principal para el desarrollo de la condición física, incluyendo la resistencia aeróbica y la fuerza, y el Pico de Velocidad en Altura (PVA) un punto de referencia, teniendo siempre en cuenta. En los JDC, esta etapa el contenido de la formación se centra en el desarrollo y la consolidación de acciones o de conocimientos técnicos específicos de un deporte, y es también el primer paso de la preparación táctica, por supuesto, en los niveles básico e intermedio. Stafford (2005) admite que esta etapa puede durar entre tres y cinco años, lo que indica un aumento gradual de la formación específica en relación con la práctica general y la importancia relativa de la competencia en el proceso educativo de los niños / jóvenes (formación:competición,  proporción de 60: 40).

El modelo LTAD contempla, seguidamente, la etapa Entrenar para competir, involucrando a jóvenes entre 16 y 18 años y niñas de entre 15 y 17 años de edad. Trata de una etapa que debe dar oportunidades para los atletas potenciales de prepararse para la situación competitiva. El seguimiento de los efectos del entrenamiento y la competición parece tan indispensable como lo es crucial para identificar las fortalezas y limitaciones individuales que prestan, en última instancia, la optimización del desarrollo del atleta. En el marco del JDC, se incluye la preparación técnica, táctica y física específica del deporte, lo que implica la preparación táctica en una posición específica (especialización), la aplicación de los principios de los procesos ofensivos y defensivos generales y específicos, la planificación y la evaluación de la competición y la observación y la adaptación a los equipos contrarios. Este paso es donde la competición comienza a ganar una posición dominante en el proceso de formación con una relación de entrenamiento-competición de 40:60 (Stafford, 2005).

El modelo LTAD abarca además un paso final en relación con la preparación de atleta con capacidad de alcanzar altos niveles de rendimiento: la etapa de Entrenar para ganar. Aunque varia en función de la modalidad, Stafford (2005) sugiere que se produce a partir de los 18 años para los hombres y de 17 años para las niñas. En general, se busca maximizar el rendimiento, "picos" de forma, así, las habilidades relevantes, ya se han desarrollado. En cuanto a la JDC, en el plano de la táctica, el desarrollo efectivo de estrategias competitivas, el "juego" en función de las fortalezas y debilidades del oponente, y el modelado de los aspectos del rendimiento en la situación de entrenamiento.

Por último, la fase de retención, cuyo principal objetivo es retener a los, dándoles distintos roles (directivos, entrenadores, empleados, socios, etc.)... A pesar de todos los pasos que constituyen el modelo LTAD son relevantes, los tres primeros pasos son de vital importancia en la globalidad del proceso.

Especialmente en los JDC, el desarrollo de la toma de decisiones inherente en el acto táctico, es decir, el problema de la solución de juego situacional, no puede dejarse al azar. Más bien, debe integrarse y permanecer durante todo el proceso de formación de los jóvenes, siendo la parcela del entrenamiento táctico, el tiempo total de entrenamiento, determinado por la importancia relativa de este componente en la estructura del rendimiento del juego. También es importante destacar que todos los programas de entrenamiento, competición y recuperación debe ser diseñado de acuerdo al desarrollo individual y no, como es común, relativo a la edad cronológica de los atletas (Stafford, 2005).

Entradas populares de este blog

Así trabajan los preparadores físicos de LaLiga: El Profe Ortega, Pintus, Ros...

A poco más de una semana para que arranque LaLiga, los preparadores físicos ultiman la puesta a punto de sus futbolistas de cara a una nueva temporada. Pese a que el objetivo parece común, las técnicas empleadas por cada uno de ellos son de lo más variadas. Alguno de ellos se ha convertido en una figura mediática en los últimos años. El 'Profe' Ortega es el responsable del salto físico y, por tanto, deportivo del Atlético del Cholo. Parece hiperactivo, pero todo está milimétricamente estudiado: "Es muy distinto a como lo vemos por la tele, muy tranquilo, muy buen profesional", explica a MARCA el preparador físico del Lega, Miguel Pérez. Por otra parte, el madridista Pintus es el estratega que ha permitido que los suyos lleguen a tope al final de la temporada. Ros vuelve a casa El hoy preparador físico del Barcelona compartió vestuario y centro del campo con Pep Guardiola en el filial. Ya con el de Sampedor como técnico del primer equipo, Ros, por entonces recuperador,…

Método de Entrenamiento Coerver

LA ESCUELA DE FUTBOL DEL AJAX REFERENCIA EN LA FORMACION DE JUGADORES